Se suele decir que se aprende lo que se vive. En los Centros Escolares es posible llevar a cabo acciones que faciliten la vivencia de valores como la solidaridad, la ayuda, el servicio, la entrega, el esfuerzo,... Sólo hay que querer implicarse, porque siempre va a haber alumnos y alumnas dispuestos a colaborar y a hacer de su Centro Escolar algo más que un lugar donde se estudia.